El equilibrio entre tu página web y Social Media

¿Página web o redes sociales? Mejor con las dos. Aquí te explicamos cómo puedes empezar tu estrategia online de forma correcta sin perder la cabeza

 

horizontal-802309_640

Para aprovechar al máximo la web y redes sociales hay que saber encontrar el equilibrio.

Seguramente habrás visto algún ejemplo de empresa que no tiene un sitio web y gestiona toda su presencia online a través de su página de Facebook. Otras empresas funcionan al revés, y consideran que con una página web ya es suficiente y no necesitan estar en redes sociales. No vamos a decir a nadie cómo tiene que planificar su estrategia online, pero lo cierto es que cada una de las dos opciones tiene puntos que no puede cubrir. Con tu propia página podrás gestionar mejor la oferta de tu negocio y organizar la información tal como tú quieres. Una página web siempre se posicionará mejor en Google que tu perfil en redes sociales. Por otro lado, una página en Facebook te acerca mucho más a tu target y empezar aquí requerirá relativamente poco esfuerzo.

Por si no lo has adivinado ya, la mejor opción es un tándem de los dos, Sitio web + redes sociales, para cubrir nuestra presencia online en un primer nivel. Os damos unos cuantos consejos para gestionarlo de la forma más eficiente posible:

Ten a mano una estrategia

El punto más importante antes de comenzar. Si planteas lanzarte al mundo online, con o sin redes sociales, deberías tener en cuenta a quién te quieres dirigir y a dónde quieres llegar. Además, los datos, después de todo, todavía juegan un rol importante. Si ves que los números no cuadran y las visitas no son las que te esperabas, no pierdas el tiempo haciendo lo mismo. Si algo no funciona, cámbialo. La inmediatez del mundo online nos permite rápidamente probar una vía y analizarla, pero también debemos ser rápidos en responder.

Usa Social Media para difusión y atención al cliente

Las redes sociales tienen un gran poder de alcance, pero debemos tener en cuenta sus términos de uso y de privacidad, como el hecho que pueden cambiar cuando a Zuckerberg y compañía les parezca bien. Lo más adecuado es publicar contenido en nuestra página web o blog y compartir los enlaces en redes sociales. Conviene añadir siempre que sea posible un texto con un “call to action” para animar a los usuarios de hacer clic en tu link. Esto nos generará tráfico hacia nuestra página web. Además, podemos compartir el mismo contenido en más de una ocasión, cosa que nos ahorrará tiempo a la hora de decidir qué publicar.

twitter-720970_640

Twitter es una red social tan extremadamente llena, rápida y con información tan pasajera que nuestro mensaje casi se perdería si sólo lo publicásemos una vez. Pero cuidado, no debemos copiar y pegar el post. Adweek recomienda compartir el mismo contenido, pero con diferentes call to action. Así el público que ya ha visto el mensaje no se cansa de ver el mismo tweet una y otra vez.

Las redes sociales, además, son un fantástico canal de atención al cliente ya que permiten ofrecer respuestas con máxima transparencia y esto, si lo hacemos bien, favorecerá la imagen de nuestra compañía.

Escoge las redes sociales relevantes

Ya sabemos que no tenemos que estar en todas las redes sociales. Debemos centrarnos en aquellas donde mejor podemos conectar con nuestro público objetivo. Pero este consejo también se debe aplicar a cada publicación. Algunos contenidos encontrarán mejor acogida en unas redes sociales que en otras. Puedes usar Pinterest como catálogo online de toda tu gama de productos, pero en Twitter no publicarías una galería entera. Una oferta de empleo publicada en tu página se puede compartir a través de Linkedin pero, a no ser que tu negocio se dedique a los recursos humanos, es mejor no destacar esta información en Facebook

Cuida tu imagen en tu web y todas las redes sociales 

Adapta tu identidad visual a los requisitos de diseño que nos imponen las diferentes redes sociales. Puedes adaptar el lenguaje e incluso tus mensajes, pero procura que haya coherencia en tus valores y filosofía.

Tener página web y redes sociales, por supuesto, es más trabajo que sólo contar con una de las dos opciones. Pero teniendo claro de dónde vienes y adónde vas, todo resulta mucho más fácil.

(Visited 49 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *